Dejemos de salvar el planeta

Desde hace ya unos años que nos vienen inundando con propaganda respecto a que debemos salvar el planeta … y yo me pregunto: ¿Realmente necesita el planeta tierra que lo salvemos? Yo no creo que lo requiera … pues en realidad lleva millones de años existiendo, ¡desde mucho antes que nosotros estuviéramos en él! De ahí me surge una segunda pregunta: ¿A qué nivel está llegando nuestra arrogancia?

Según una publicación de BBC News, se calcula que existen 8,7 millones de especies vivas en el planeta, donde estamos incluidos nosotros, y no hay ninguna que esté tratando de salvar el planeta, ni tan siquiera “cuidándolo”. ¿Por qué? Pues porque todas ellas hacen lo que nosotros ya no hacemos: vivir en equilibrio. La especie humana hace ya una serie de siglos salió de la pirámide alimentaria de los seres vivos (aquella que nos explicaban en el colegio, en la cual se veía quién se comía a quién) y por tanto dejamos de estar en equilibrio con todos ellos. En realidad hemos hecho pedazos esta pirámide, pues ya no solamente estamos arriba comiéndonos al resto, sino que además nos dedicamos a destrozar los espacios de biodiversidad donde habitan las especies vivas. Según la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) se cree que unas 10,000 especies se pierden para siempre cada año debido a la actividad humana.

¿Porque nos comportamos así? Nuestra forma de actuar se explica a través de la pirámide de Maslow (el tema va de pirámides hoy!), la cual consta de cinco niveles ordenados jerárquicamente según las necesidades humanas que atraviesan todas las personas; cuando somos capaces de cubrir el nivel 1 (Necesidades básicas o fisiológicas), nivel en el cual viven el resto de las especies, empiezan los problemas, dado que surgen nuevos replanteamientos: ya no estábamos preocupados por comer o beber … en resumen, por sobrevivir … entonces ¿Qué hago ahora? ¿En qué destino mi tiempo y energía que antes enfocaba en salir a cazar o recolectar mi alimento? También surgen sentimientos de soberbia al entender que somos el animal mas evolucionado. En realidad ya no nos sentimos como tales y preferimos llamarnos humanos, porque esto de “animal” suena muy bruto … En este instante nuestro ego empieza a crecer y ha chocar con el resto de egos de las personas, y lo más terrible, nos sentimos superiores al planeta, a la naturaleza, creyendo que debemos superarla … y ahí empezamos a usar nuestro ingenio para inventar, lo cual no es malo, pero la soberbia nos enfoca en tratar de crear “cosas” mejores a las que nos brinda la naturaleza. Tal vez sería hora de empezar a darnos cuenta que la mayoría son simples copias de “cosas” que vemos y tenemos a nuestro alrededor … y muchas veces copias peores. Somos como los chinos, vemos algo increíble creado por la naturaleza y nosotros lo copiamos, pero en plan chapuza: o sea, usando sustancias poco sanas para nosotros (algunas provocan cáncer, obesidad, estrés) y consumiendo recursos naturales que son finitos. ¡Ojo, en ningún caso estoy en contra de todos los inventos! ¡Abrir por ejemplo la nevera y tener disponible comida es genial! El problema es el sobreconsumo y el impacto con el cual producimos.

Pero entonces ¿no existe solución? ¿Solo por sobrepasar el nivel 1 de la pirámide de Maslow estamos destinados al desastre? En realidad, no tiene por qué ser así. Hay otra senda que podemos explorar y consiste en usar nuestra inteligencia para elevar nuestro grado de consciencia; es un desarrollo más espiritual y menos material (que es el que usamos hoy). Con eso no me refiero irse a vivir a un templo para meditar las 24h al día, sino trabajar en nosotros mismos para poder alcanzar lo que realmente buscamos cuando cruzamos el nivel 1 de esta pirámide. ¿Y qué es lo que buscamos?

La búsqueda surge una vez cubiertas las necesidades básicas, pues es ahí cuando requerimos darle un sentido a la vida. Esto es lo que todo ser humano anhela, aunque algunos no se hayan dado cuenta. El problema es que habían 2 caminos posibles a seguir:

  • Camino 1: buscarlo fuera de nosotros, y esto nos lleva a vivir comparándonos con el resto (y como no nos gusta cuando vemos el pasto del vecino más verde, caemos en sentimientos de envidia, competencia … ahí alimentamos el EGO), y a través de adquirir cosas (necesidad de comprar cosas o poseer cosas para ser felices). Este es el camino que ha seguido la humanidad.
  • Camino 2: buscarlo dentro nuestro, conociéndonos, conectándonos con las otras personas desde el amor y el respeto, conectándonos con la naturaleza, etc. Esto no significa renunciar al refrigerador, sino vivir lo máximo posible bajo las reglas del planeta, no bajo nuestras reglas y sometiendo al resto. Este camino está empezando a ser tomado por las nuevas generaciones, las cuales están naciendo con mayor grado de conciencia y por eso son más preocupados con el medio ambiente, proliferan los jóvenes que no quieren consumir carne, buscan trabajar en empresas “B”, etc …

Entonces, podemos ver que no se trata de salvar la tierra ni de tan siquiera cuidarla. ¡Al contrario! Todo esto va acerca de dejarnos nosotros salvar por el planeta acogiendo sus reglas, porque es la única manera de transitar el camino 2, el cual nos garantizará darle auténtico sentido a nuestras vidas.

Sólo me queda por añadir … ¡¡¡¡¡LARGA VIDA A LA TIERRA!!!!!!!!!!!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: